cuentos de duendes y hadas Boletín Electrónico Gratuito de Cuentos y literatura infantil literatura infantil y juvenil cuentos infantiles para leer cuentos para chicos reseñas de libros recomendados

Presentación del libro Sentido y Paz . Concurso poético UPF Argentina . Concurso de dibujo y pintura Afnnerity/UPF Argentina en la que participa como invitada la Poesía "Fin del mundo" de María Fernanda Macimiani, Editora de www.leemeuncuento.com.ar

Sentido y Paz libro poesia, pintura, dibujos concursos UPF Argentina

PROMOCION DE LECTURA Y LITERATURA INFANTIL Y JUVENIL
Maria Fernanda Macimiani Escritora, Diseñadora Web Promotora de lectura
Unite a Léeme un cuento  en Facebook
Premio Pregonero Periodismo Digital
Hosting y Diseño Web www.hostingbaires.com.ar

Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil .AALIJ.
Promoción de la lectura, literatura infantil y juvenil y libros para niños. Cuentos Infantiles Cuentos ilustrados de terror y Clásicos Reseñas de Libros para chicos y Novelas Juveniles Audiocuentos Nanas Rimas y Poesía infantil Teatro y Fábulas, Concursos y Talleres de cuentos. Recibimos el Premio Pregonero 2011 BIENVENIDOS!

Cenicienta

Hab√ɬ≠a una vez hace mucho, mucho tiempo un comerciante que al quedarse viudo se cas√ɬ≥ con la mujer mas orgullosa y engre√ɬ≠da. Esta mujer ten√ɬ≠a dos hijas que eran  malas como ella. Y el comerciante ten√ɬ≠a una hija dulce y bondadosa. Al poco tiempo de la boda el comerciante muri√ɬ≥ . Entonces, la madrastra, le dijo a la joven: -Desde ahora tu ser√ɬ°s la encargada de fregar, barrer y hacer todas las tareas de la casa.

As√ɬ≠, la pobre muchacha se pasaba todo el d√ɬ≠a haciendo lo que le mandaban y cuando quer√ɬ≠a descansar se escond√ɬ≠a junto a la chimenea. Por eso ten√ɬ≠a su √ɬļnico vestido todo sucio con cenizas y sus hermanastras comenzaron a llamarla Cenicienta. 

Un verano, el pr√ɬ≠ncipe heredero organiz√ɬ≥ un baile e invit√ɬ≥ a todas las j√ɬ≥venes del reino. Las feas hermanastras decid√ɬ≠an ansiosas que vestidos ponerse , mientras la pobre Cenicienta corr√ɬ≠a de un lado a otro sin poder pensar siquiera en arreglar alg√ɬļn viejo vestido para ir a la fiesta.

Por fin lleg√ɬ≥ el gran d√ɬ≠a. Las ni√ɬĪas ego√ɬ≠stas y orgullosas partieron en un hermoso carruaje y  Cenicienta corri√ɬ≥ a el patio de la casa y se puso a llorar desconsoladamente. -√ā¬ŅQu√ɬ© te pasa ?- pregunt√ɬ≥ una dulce voz. Cuando la joven la vio no pudo hablar; era su hada madrina que sabiendo lo que le pasaba quer√ɬ≠a ayudarla. -Yo har√ɬ© que vayas al baile. Tr√ɬ°eme una calabaza y con mi varita m√ɬ°gica la convertir√ɬ© en una magn√ɬ≠fica carroza dorada. -Bueno, ahora nos faltan los caballos y el cochero -dijo el hada-. Pero tir√ɬ≥ un poco de queso al suelo y enseguida aparecieron seis ratones y una rata grande. La varita m√ɬ°gica volvi√ɬ≥ a actuar y al momento los ratones se convirtieron en caballos y la rata en cochero.-Ahora solo nos falta el vestido- dijo la madrina.

En ese momento toc√ɬ≥ con la varita los harapos de Cenicienta y los convirti√ɬ≥ en un hermoso vestido . Y haciendo juego unos zapatitos de cristal como no hab√ɬ≠a otros en el mundo. Antes de que partiese hacia el palacio el hada le record√ɬ≥: -debes regresar antes de media noche, porque a esa hora la magia desaparecer√ɬ° y todo volver√ɬ° a ser como antes. -Te lo prometo madrina-  dijo Cenicienta . Y parti√ɬ≥.

Un gran revuelo se arm√ɬ≥ en el palacio cuando lleg√ɬ≥ Cenicienta. El pr√ɬ≠ncipe que estaba hasta ese momento un poco aburrido qued√ɬ≥ deslumbrado al verla y gentilmente le ofreci√ɬ≥ su mano para entrar  al sal√ɬ≥n. Todos quedaron admirados y hasta la m√ɬļsica se detuvo. Los murmullos se o√ɬ≠an por todas partes y hasta el Rey dijo que nunca hab√ɬ≠a visto una joven tan bella.

Durante toda la noche el pr√ɬ≠ncipe no quiso bailar  mas que con la bella desconocida que adem√ɬ°s era una √ɬ°gil y graciosa bailarina.

De repente en lo mejor de la fiesta se hoyo la primer campanada de las doce. Cenicienta entretenida casi olvidó que tenía que irse y sin decir nada corrió hacia la salida dejando al príncipe en el medio del salón. Pero al bajar tan rápido las escaleras perdió un zapatito de cristal que el poco tiempo fue encontrado por el joven que había tratado de alcanzar a la dulce desconocida.

Al d√ɬ≠a siguiente el Pr√ɬ≠ncipe anunci√ɬ≥ que se casar√ɬ≠a con la joven que calzase aquel zapato. Inmediatamente un emisario lo llev√ɬ≥ por todos los rincones del reino, pero ninguna joven consegu√ɬ≠a calz√ɬ°rselo. Cuando lleg√ɬ≥ a casa de Cenicienta, las hermanas trataron de ponerse el zapatito, pero por mas esfuerzos que hicieron les fue imposible meter en √ɬ©l sus enormes pies. -√ā¬ŅY si me lo probara yo?- dijo Cenicienta. Las chicas se rieron de ella, y la madrastra la mand√ɬ≥ a fregar. Pero el emisario insisti√ɬ≥ en prob√ɬ°rselo y ante el asombro de todos comprob√ɬ≥ que el zapatito calzaba sin esfuerzo.

-√ā¬°No puede ser!- exclam√ɬ≥ la madrastra. Entonces Cenicienta sac√ɬ≥ de su delantal el otro zapato y se lo puso. En ese momento apareci√ɬ≥ el hada , toc√ɬ≥ con su varita las ropas de la joven y las volvi√ɬ≥ tan bellas como la otra vez. Lo que pas√ɬ≥ luego todos lo saben . Cenicienta fue llevada al palacio, la boda se celebr√ɬ≥ poco despu√ɬ©s, y los j√ɬ≥venes Pr√ɬ≠ncipes fueron felices por siempre.

Fin

ANUNCIE en este sitio para que podamos seguir dando servicio gratuito COLABORAR: info@leemeuncuento.com.ar

leemeuncuento.com.ar® 2000-2014 leemeuncuento.org®
  ARGENTINA de Maria Fernanda Macimiani © - Diseño, Idea y Selección de Contenidos
Prohibida la reproducción total o parcial. Permitido hacer enlaces directos a los contenidos publicados en el sitio. Contenidos Gratis
Los cuentos y demás textos recibidos se publican sin correcciones siendo responsabilidad del autor la ortografía de su material.