Cuentos de duendes, fantasmas y hadas Boletín Electrónico Gratuito de Cuentos y literatura infantil Literatura infantil y juvenil VER NUEVOS LIBROS cuentos y poemas infantiles Cuentos para chicos Reseñas de libros recomendados
¿Te gustan estas lecturas?
CUENTOS PARA CHICOS
Actividades de
Promoción de la Lectura
y la Literatura Infantil
y Juvenil

Soles de niña (Poesía)
Más cuentos y poemas de María Fernanda Macimiani

La niña mira
curiosa el cielo.
La niña pinta
un sol de caramelo.

Sus rayos dulces
tiñen de colores
las noches oscuras
todos los rincones.

Los rizos de sus soles
Se enredan en el viento
juegan con las manchas
y las hadas de los cuentos.

Ella pinta primaveras
sin lágrimas traviesas
sueña finales felices
como sus soles de seda.

Premio Pregonero Periodismo Digital

Publicado en la Antología de literatura infantil “A la hora de la siesta. Magia y rebeldía”, por Enigma Editores, año 2012.

Promoción de la lectura, literatura infantil y juvenil y libros para niños. Léeme un Cuento© 2000 - 2014
Premio Pregonero 2011 Periodismo Digital. Premio Hormiguita Viajera 2014 Revista Virtual de LIJ.
Un granito de arena en el mar, con orgullo de dar un espacio de cuentos y rimas desde mi alma a muchas otras... Si te gusta esto, comparte con tus amigos este enlace. Y poné tu granito de arena...GRACIAS! M.F.M.
Página de cuentos infantiles libros para chicos Twitter de literatura infantil cuentos y libros para chicos

¿ Donde duermen los pollitos ?

Cuenta la historia, que un día en un pueblito muy chiquito, había una granja con miles de animalitos muy extraños, que día a día cada uno desempeñaba una tarea diferente. Por ejemplo: al pato,era el primero en levantarse, a las seis de la mañana, preparaba el desayuno al resto de los animales, la vaca, como tenia mucha leche, era la encargada de servirla, el perro pastor, despertaba a las ovejas y las llevaba hasta el arroyo para que se lavaran la cara y los dientes, los caballos , ellos si que dormían, se despertaban a las once de la mañana cuando el gallo corría a su lado a despertarlos, después de varios: Co co ro co!!!, las únicas que tenían permiso para dormir eran las lechuzas, porque ellas cuidaban la granja toda la noche; pero los mas remolones por supuesto eran los pollitos.
Todos los días mamá gallina, inventaba una formula nueva para despertarlos; eso si, si los encontraba.
Los pollitos todas las noches buscaban un lugar en donde dormir y esconderse, de esa manera, la próxima mañana era mas difícil encontrarlos y podían dormir un poco mas.
Como la granja era muy grande, mamá gallina debía buscar por todas partes, entre las hierbas, debajo de la paja del granero, dentro de los baldes, entre los huevos de pato... tanto tiempo fue así que, mamá gallina conocía todos los escondites.
Una noche, cuando la luna brillaba muy grande y blanca, los pollitos remolones, decidieron buscar un lugar para dormir, pensaron y pensaron, hasta que al pollito mas grande se le ocurrió una gran idea, disfrazarse de lechuza, claro, como la lechuza tenía permiso para dormir siempre...
la mañana siguiente los pollitos se despertaron junto con los patos. Mamá gallina sorprendida, los felicitó y después del desayuno, los dejó que salieran a jugar, por la granja.
Los pollitos, decidieron que era hora de llevar a cabo esa idea tan brillante, y corrieron debajo de la cama de la lechuza.
Ese día la lechuza estaba muy resfriada y cada vez que estornudaba, de su cuerpo caían muchas plumas, suficientes, para que los pollitos pudieran cubrirse el cuerpo. Entonces cada uno guardó las plumas de la lechuza y esperaron a la noche siguiente.
Antes de ir a dormir, guardaron las plumas de bajo del nido, sin que mamá gallina se diera cuanta.
Cuando mamá gallina se durmió, todos los pollitos se pegaron las plumas al cuerpo, y ya no parecían pollitos! Sino lechuzas.
Esa mañana, cuando despertaron todos los animales de la granja, mamá gallina, como todos los días se levantó y se puso en camino en busca de sus pollitos, los buscó por todas partes y recorrió toda la granja: entre las hierbas, debajo de la paja del granero, dentro de los baldes, entre los huevos de pato... y nada, los pollitos había desparecido, claro que solo para mamá gallina, ellos estaban en una rama, durmiendo con su plumaje de lechuza, mientras que mamá gallina, los buscaba casi desesperada.
Cuando los pollitos se despertaron, estaba toda la granja buscándolos, y ellos tenían muchas ganas de tomar el desayuno, cuando bajaron de la rama, y corrieron hacia donde todos desayunaban, ya no había mas desayuno, y sin darse cuenta que estaban disfrazados con las plumas corrieron junto a mamá gallina y cuando los vio se dio cuanta que no eran lechuzas, sino que eran sus pollitos, desde el momento que fueron descubiertos, todos los animales de la granja decidieron como castigo que todos los días tendrían que preparar ellos el desayuno y por supuesto, nunca mas jugar a las escondidas.

 

BLANCA MAGDALENA CIOCCI

 

Maria Fernanda Macimiani Escritora, Diseñadora Web Promotora de lectura
Unite a Léeme un cuento  en Facebook
Premio Pregonero Periodismo Digital
Hosting y Diseño Web www.hostingbaires.com.ar
ANUNCIE en este sitio para que podamos seguir dando servicio gratuito COLABORAR: info@leemeuncuento.com.ar

leemeuncuento.com.ar® 2000-2014 leemeuncuento.org®
  ARGENTINA de Maria Fernanda Macimiani © - Diseño, Idea y Selección de Contenidos
Prohibida la reproducción total o parcial. Permitido hacer enlaces directos a los contenidos publicados en el sitio. Contenidos Gratis
Los cuentos y demás textos recibidos se publican sin correcciones siendo responsabilidad del autor la ortografía de su material.