Cuentos de duendes, fantasmas y hadas Boletín Electrónico Gratuito de Cuentos y literatura infantil Literatura infantil y juvenil VER NUEVOS LIBROS cuentos y poemas infantiles Cuentos para chicos
CUENTOS PARA CHICOS
¿Te gustan estas lecturas?
CUENTOS PARA CHICOS
Actividades de
Promoción de la Lectura
y la Literatura Infantil
y Juvenil

Soles de niña (Poesía)
Más cuentos y poemas de María Fernanda Macimiani

La niña mira
curiosa el cielo.
La niña pinta
un sol de caramelo.

Sus rayos dulces
tiñen de colores
las noches oscuras
todos los rincones.

Los rizos de sus soles
Se enredan en el viento
juegan con las manchas
y las hadas de los cuentos.

Ella pinta primaveras
sin lágrimas traviesas
sueña finales felices
como sus soles de seda.

Premio Pregonero Periodismo Digital

Publicado en la Antología de literatura infantil “A la hora de la siesta. Magia y rebeldía”, por Enigma Editores, año 2012.

Promoción de la lectura, literatura infantil y juvenil y libros para niños. Léeme un Cuento© 2000 - 2014
Premio Pregonero 2011 Periodismo Digital. Premio Hormiguita Viajera 2014 Revista Virtual de LIJ.
Un granito de arena en el mar, con orgullo de dar un espacio de cuentos y rimas desde mi alma a muchas otras... Si te gusta esto, comparte con tus amigos este enlace. Y poné tu granito de arena...GRACIAS! M.F.M.
Página de cuentos infantiles libros para chicos Twitter de literatura infantil cuentos y libros para chicos

Reseñas de libros recomendados

La Llorona
Leyenda del libro "Leyendas de Ayer, Hoy y Siempre"
Margarita Jiménez Arreola

Consumada la Conquista y mas o menos a mediados de siglo XVI , los vecinos de la Ciudad de México que se recogían en sus casas al toque de queda dado por las campanas de la primera catedral, a media noche y principalmente cuando había luna, despertaban espantados al oír en la calle, tristes y prolongadísimos gemidos, lanzados por una mujer a quien afligía, sin duda , honda pena moral o tremendo dolor físico.

Las primeras noches, los vecinos contentábance con persignarse o santiguarse, pensando que aquellos lúgubres gemidos eran, según ellos, de ánima del otro mundo. Pero fueron tantos y repetidos, y se prolongaron por tanto tiempo, que algunos osados y despreocupados quisieron cerciorarse con sus propios ojos de qué era aquello; primero desde las puertas entornadas, desde las ventanas o balcones, y enseguida atreviéndose a salir por las calles, hasta que lograron ver a la que, en el silencio de las oscuras noches o en aquellas en la que la luz pálida y transparente de la luna caía como un manto vaporoso sobre las altas torres, los techos y tejados y las calles, lanzaba agudos y tristísimos gemidos.

Vestía la mujer traje blanquísimo, y blanco y espeso velo cubría su rostro. Con lentos y callados pasos recorría muchas calles de la ciudad dormida, cada noche distinta, aunque sin faltar una sola, a la Plaza Mayor, donde vuelto el velado rostro hacia el Oriente hincada de rodillas, daba el último angustioso y languidísimo lamento. Puesta en pie, continuaba con el paso lento y pausado hacia el mismo rumbo, y al llegar a orillas del salobre lago, que en ese tiempo penetraba dentro de algunos barrios, como una sobra se desvanecía.

La hora avanzada de la noche –dice el doctor José María Marroquí --, el silencio y la soledad de las calles y plazas, el traje, el aire, el pausado andar de quella mujer misteriosa y, sobre todo, lo penetrante, agudo y prolongado de su gemido, que daba siempre cayendo entierra de rodillas, formaba un conjunto que aterrorizaba a cuantos a veían y oían, y no pocos de los conquistadores valerosos y esforzados, que habían sido espanto de la misma muerte, quedaban en presencia de aquella mujer, mudos, pálidos y fríos, como de mármol. Los mas animosos apenas se atrevían a seguirla a larga distancia, aprovechando la claridad de la luna, sin lograr otra cosa que verla desaparecer llegando al lago, como si se sumergiera entre las aguas, y no pudiéndose averiguar más de ella, e ignorándose quién era, de dónde venía y adonde iba.

Desde entonces se le dio el nombre de La Llorona.

info@leemeuncuento.com.ar

10.000 visitas promedio por día verán tu anuncio
y estarás ayudando a que todo el contenido del sitio sea gratuito como siempre!!!
GRACIAS!!! espero tu colaboración Todo un año por sólo $1000
(editoriales - talleristas - educación - juegos - productos y servicios culturales, educativos, entretenimiento - eventos)

Maria Fernanda Macimiani Escritora, Diseñadora Web Promotora de lectura
Unite a Léeme un cuento  en Facebook
Premio Pregonero Periodismo Digital
Hosting y Diseño Web www.hostingbaires.com.ar
ANUNCIE en este sitio para que podamos seguir dando servicio gratuito COLABORAR: info@leemeuncuento.com.ar

leemeuncuento.com.ar® 2000-2014 leemeuncuento.org®
  ARGENTINA de Maria Fernanda Macimiani © - Diseño, Idea y Selección de Contenidos
Prohibida la reproducción total o parcial. Permitido hacer enlaces directos a los contenidos publicados en el sitio. Contenidos Gratis
Los cuentos y demás textos recibidos se publican sin correcciones siendo responsabilidad del autor la ortografía de su material.