Cuentos de duendes, fantasmas y hadas Boletín Electrónico Gratuito de Cuentos y literatura infantil Literatura infantil y juvenil VER NUEVOS LIBROS cuentos y poemas infantiles Cuentos para chicos Reseñas de libros recomendados
¿Te gustan estas lecturas?
CUENTOS PARA CHICOS
Actividades de
Promoción de la Lectura
y la Literatura Infantil
y Juvenil

Soles de niña (Poesía)
María Fernanda Macimiani

La niña mira
curiosa el cielo.
La niña pinta
un sol de caramelo.

Sus rayos dulces
tiñen de colores
las noches oscuras
todos los rincones.

Los rizos de sus soles
Se enredan en el viento
juegan con las manchas
y las hadas de los cuentos.

Ella pinta primaveras
sin lágrimas traviesas
sueña finales felices
como sus soles de seda.

Premio Pregonero Periodismo Digital

Publicado en la Antología de literatura infantil “A la hora de la siesta. Magia y rebeldía”, por Enigma Editores, año 2012.

Promoción de la lectura, literatura infantil y juvenil y libros para niños. Léeme un Cuento© 2000 - 2014
Premio Pregonero 2011 Periodismo Digital. Premio Hormiguita Viajera 2014 Revista Virtual de LIJ.
Un granito de arena en el mar, con orgullo de dar un espacio de cuentos y rimas desde mi alma a muchas otras... Si te gusta esto, comparte con tus amigos este enlace. Y poné tu granito de arena...GRACIAS! M.F.M.
Página de cuentos infantiles libros para chicos Twitter de literatura infantil cuentos y libros para chicos

EL GUSANITO
QUE SE PERDIó EN UNA MANZANA

Había una vez un gusanito que vivía en una hermosísima hoja de repollo. La hoja de repollo era verde y blanca. Y el sol calentaba todo el día a la hoja y al gusanito. La mamá del gusanito le había dicho un día: -Si alguna vez tienes hambre, puedes trepar por ese manzano y comer de una manzana pequeñita, pero que sea muy pequeñita, porque sino...

Es un día de primavera.  Hace mucho sol. Y el gusanito tiene mucho, mucho hambre. Rap...rap...rap...!, va trepando por el tronco del Árbol y en un momento está rodeado de manzanas. Aquí hay una redondita y muy amarilla, muy pequeñita! allá hay otra también redondita, amarilla y colorada, bastante gordita! mas lejos hay una redonda, gorda y colorada, grande, grande...!

Y el gusanito empieza a morder, a morder la manzana coloradota, sin acordarse nada, nada de lo que le había dicho su mamá AMM AMM va comiendo.  ¡Ñam, ñam...! y en la manzana se va metiendo.  ¡Ñam, ñam...! va comiendo.  ¡Ñam, ñam...! y en la manzana se va metiendo. ¡Huy, qué rica sabe! ¡Huy, que rica está! ¡Huy, que el gusanito ya no puede más!

Entonces quiere otra vez salir al tronco, otra vez al sol, otra vez al calorcito del huerto y su hojita de repollo. Pero...¿Por dónde se sale de esta manzana tan grande? El gusanito da vueltas y vueltas y no encuentra el agujerito por donde entró. Sin darse cuenta se va metiendo cada vez más adentro, hasta llegar al mismo corazón de la manzana. Y de tanto llorar se queda dormido.

¡Zaz...zaz...zaz...! ¿Qué es ese ruido? ¡Zaz...zaz...zaz...! , y las manzanas van cayendo en un cesto muy grande. Y un hombre toma el cesto bien lleno y lo lleva al mercado. -¡A cuarenta pesos las manzanas! -¡A cuarenta pesos las manzanas! -¡A cuarenta pesos las más ricas manzanas! José y su mamá pasean por el mercado curioseando entre los puestos. José tiene cuatro años, dos ojos redondos que todo lo ven y dos manos gorditas que todo lo quieren. -¡Mamá, mamá yo quiero una manzana! ¡Mamá, mamá esa tan gorda y coloradota! Había sido tan bueno, tan bueno en el colegio, que su mamá se la compró. Y la manzana grande y coloradota se iba haciendo blanca entre los dientecitos de José. Cuando ya casi se la había comido, cuando iba a dar otro bocado muy gordo, el niño oyó una vocecita fina que decía:

-¡No me comas, no me comas, ten cuidadito! Pero bueno, ¿de dónde salía esa vocecita tan fina? -Huy, mamá mira, esta manzana tiene un gusanito. ¡Pero tan hermosa que parecía ! Tira lo que te queda, hijo. ¿Tirarla? Estas mamás no entienden nada de manzanas ni de gusanitos. -¿Puedo llevármela a casa y dejar en el jardín el gusanito? -Bueno... si te parece... -¡Qué susto! 

El gusanito vive ahora en una hojita de rosal. La hojita de rosal es blanca y verde. El gusanito es verde y blanco. Y el sol calienta todo el día al la hoja y al gusanito. A un gusanito feliz que nunca más volvió a comer de una manzana grande, grande y coloradota.

Maria Fernanda Macimiani Escritora, Diseñadora Web Promotora de lectura
Unite a Léeme un cuento  en Facebook
Premio Pregonero Periodismo Digital
Hosting y Diseño Web www.hostingbaires.com.ar
ANUNCIE en este sitio para que podamos seguir dando servicio gratuito COLABORAR: info@leemeuncuento.com.ar

leemeuncuento.com.ar® 2000-2014 leemeuncuento.org®
  ARGENTINA de Maria Fernanda Macimiani © - Diseño, Idea y Selección de Contenidos
Prohibida la reproducción total o parcial. Permitido hacer enlaces directos a los contenidos publicados en el sitio. Contenidos Gratis
Los cuentos y demás textos recibidos se publican sin correcciones siendo responsabilidad del autor la ortografía de su material.